No hay quien frene al coronavirus en un aeropuerto