Aerolíneas insisten que volar es seguro, pero pocos viajeros están convencidos de no contraer covid-19