La arquitectura podría ayudar a adaptarnos a la pandemia