Estudios soviéticos de hace décadas sugieren una posible estrategia contra el coronavirus