El modelo de desarrollo capitalista es una especie de virus para nuestro planeta