Las ratas que se venden en mercados y restaurantes del sudeste asiático albergan múltiples coronavirus